El rey inglés tenía majestuosos planes para su mausoleo, pero sus sucesores se esforzaron poco por recordarlo. Solo una placa marca el sitio de su enterramiento.