Su nacimiento fue esperanzador para su padre, Enrique VIII, y para todo el reino. Pero no vivió lo suficiente para brillar con luz propia.