Catalina de Braganza: una reina piadosa para el “Monarca Alegre” de Inglaterra


Perdidamente enamorada de Carlos II, debió soportar con valentía la procesión de favoritas y los hijos ilegítimos. Nunca fue coronada por ser católica y no se le permitió participar en una ceremonia anglicana.

(*) La autora es historiadora de la realeza y creadora del blog The Freelance History Blogger.

En medio de toda la conmoción creada por la vida sexual del rey Carlos II y sus extravagantes amantes, en realidad tuvo una reina consorte que lo amó fielmente. Ella era Catalina de Braganza y llevó una vida muy interesante en Inglaterra como esposa del rey y luego como gobernante de su país de origen. Catarina Henriqueta de Braganza nació el 25 de noviembre de 1638 en la Vila Vicosa en Alentego, Portugal. Era la hija mayor de Dom Juan, duque de Braganza y su esposa, Luisa Maria Francisca de Guzman. Catalina tenía dos hermanos, Afonso y Pedro y creció en una familia amorosa. La madre de Catalina se interesó activamente por la educación de sus hijos.

En 1640, el padre de Catalina encabezó una rebelión contra España. Durante la rebelión le ofrecieron la corona de Portugal y, a instancias de su esposa, accedió. La familia se trasladó a Lisboa y fue coronado rey Juan IV. Portugal siguió luchando por la independencia de España y recibió poca cooperación de otros países europeos. Sin embargo, un monarca reconoció su elevación a la monarquía.

El asediado rey Carlos I de Inglaterra reconoció su corona y el rey Juan siempre recordaría esta validación de su estatus. En 1644, el rey Juan finalmente se impuso contra España. En un esfuerzo por reforzar aún más su posición, envió a su embajador a Inglaterra para negociar un acuerdo de matrimonio entre el hijo mayor del rey Carlos I, Carlos, y su hija Catalina. Debido a la furiosa Guerra Civil en Inglaterra, las negociaciones nunca se llevaron a cabo.

Catalina vivió la mayor parte de su infancia en un convento cerca del palacio real, donde su madre podía supervisar su educación. Se dice que su educación fue protegida y la convirtió en una persona de gran fe y devoción. Agotado por luchar contra los españoles, el rey Juan murió en 1656 dejando a su notable esposa como regente del rey Afonso. Luisa continuó la lucha contra el dominio de España y reforzó la independencia de Portugal a través de esfuerzos militares y comerciales. Pronto estuvo entretenida con propuestas para la mano de su hija en matrimonio.

Primero contempló casarse con Luis XIV de Francia. Cuando eso no se materializó, se dirigió a Inglaterra. Se organizó una reunión secreta con su embajador y el rey Carlos II. Los portugueses ofrecieron a Carlos Tánger, que podría utilizarse como base para el comercio en el Mediterráneo, Bombay, una puerta de entrada para el comercio con la India, el libre comercio con Brasil y las Indias Orientales y una enorme cantidad de dinero en efectivo, £ 300.000. Después de un año de negociaciones y superando las dudas sobre su matrimonio con una princesa católica, Carlos anunció que se casaría con Catalina de Braganza ante el Parlamento el 8 de mayo de 1661.

El contrato de matrimonio se firmó el 23 de junio de 1661 con Inglaterra accediendo a proporcionar asistencia militar para ayudar a proteger a Portugal de España a cambio de la enorme dote. Catalina recibió un ingreso de £ 30,000 y el derecho a profesar libremente en Inglaterra la fe católica. Catalina tenía veintitrés años y se había convertido en una joven serena y tranquila. Hizo el difícil viaje a Inglaterra, dejando su amado hogar. La pareja tuvo dos ceremonias de boda realizadas el 21 de mayo de 1662. La primera fue un servicio católico realizado en secreto y luego un servicio público protestante.

Nunca fue coronada por ser católica y no se le permitió participar en una ceremonia anglicana. La gente criticaba la apariencia de Catalina y su naturaleza reservada. El hecho de que no hablara bien inglés le dificultaba las cosas. Pero Carlos parecía complacido con su apariencia y su comportamiento y los primeros días de su matrimonio fueron satisfactorios. Catalina se enamoró perdidamente del rey.

Pero las cosas no fueron bien por mucho tiempo. Barbara Villiers, Lady Castlemaine, la tempestuosa amante de Carlos, estaba embarazada de su segundo hijo del rey. Una vez que nació su hijo, Barbara exigió ser nombrada “Dama de la alcoba” de la nueva reina. El rey colocó su nombre en la lista y Catalina tachó instantáneamente el nombre. Ambas partes se esforzaron, pero al final, Catalina se rindió y Barbara recibió el cargo. Después de que las cosas se calmaron, Catalina debió tratar a todas las amantes de Carlos con una calculada amistad, porque se enamoraba aún más de Carlos.

Para hacer aún más difícil la posición de Catalina, tuvo problemas para producir un heredero. En 1663, enfermó gravemente y casi muere. El Rey permaneció a su lado, aparentemente dedicado a ella. En su delirio seguía preguntando dónde estaban sus hijos. Carlos la tranquilizó y su atención pareció restaurarla.

Cuando se recuperó, no podía caminar y estaba temporalmente sorda, pero finalmente superó estas discapacidades. En 1665, la peste en Londres hizo que la corte se mudara a Oxford y es probable que Catalina abortara en febrero de 1666. Sufrió otro aborto espontáneo en 1668 y nuevamente en junio de 1669. Este iba a ser su último embarazo y tanto ella como Carlos se vieron obligados a aceptar que nunca tendrían hijos juntos.

Pero la existencia de Catalina no fue todo sufrimiento. A medida que crecía, comenzó a relajarse y disfrutar de lo que le ofrecía la vida en la corte. Le encantaba jugar a las cartas, bailar y organizar máscaras. Le gustaba hacer un picnic y pescar en el campo, así como practicar tiro con arco. Como otras mujeres de la época, se vestía con ropa de hombre y pudo haber instigado la práctica de usar vestidos más cortos para lucir sus bonitos tobillos.

Se le atribuye haber comenzado la práctica de beber té en Inglaterra, lo que los nobles habían hecho en Portugal. Es posible que también haya introducido el uso de tenedores. No se involucró con la política inglesa, pero siguió de cerca los desarrollos en Portugal. En 1665, comenzó a construir una casa religiosa al este de St. James que se completó en 1667 y se conoció como El Convento.

En 1669, la madre del rey murió y en 1671 Catalina se mudó a Somerset House. Comenzaron los rumores de divorcio, pero el rey siguió apoyando a Catalina. En febrero de 1673, Catalina volvió a enfermarse gravemente. El gobierno estaba pidiendo a Carlos que se divorciara de Catalina o que legitimara a su hijo bastardo mayor, James, duque de Monmouth. Carlos rechazó ambas solicitudes.

Cuando Barbara Castlemaine insultó abiertamente a la reina en público, Carlos la nombró duquesa y básicamente la compró. Su nueva amante, Louise de Kéroulle, le repugnaba aún más a Catalina y las tensiones de su vida amenazaron con matarla de nuevo con otra enfermedad grave en 1675. Para hacer las cosas aún más estresantes, su religión estaba siendo atacada y el complot papista de 1678 amenazó su vida directamente. El gobierno amenazó a Carlos pidiéndole que purgara a todos los católicos de su casa y le pidieron que se divorciara de ella nuevamente en 1680.

Carlos se mantuvo firme en su apoyo a Catalina. Continuó tratándola bien hasta su muerte en 1685. Catalina cayó en una profunda depresión pero iba a disfrutar de la libertad religiosa y del apoyo del hermano católico de Carlos, el rey Jacobo II. Cuando James fue expulsado del trono, su hija y su yerno tomaron el trono como soberanos conjuntos, Guillermo de Orange y María. Por alguna razón, a María no le agradaba Catalina y en 1692, le dio complacida su permiso para regresar a Portugal.

Su jubilación no duró mucho. Su hermano el rey Pedro II quedó incapacitado y sus sobrinos eran demasiado jóvenes para gobernar y en 1704 fue nombrada regente, tal como lo había sido su madre cuando murió su padre. Catalina lideró las campañas militares y fue muy eficaz en el gobierno del país. Gobernaba con gran éxito hasta su muerte el 31 de diciembre de 1705. Está enterrada en el Panteón Real de la Dinastía Braganza y su nombre es muy respetado hasta el día de hoy en Portugal.

Prohibido estrictamente copiar completa o parcialmente los contenidos de MONARQUIAS.COM sin haber obtenido previamente permiso por escrito y sin incluir el link al texto original. Puede encontrarnos en Facebook o Instagram.