En 1937, una tragedia de aviación sembró dolor sobre el antiguo ducado alemán de Hesse-Darmstadt con la muerte de toda la familia real. La tragedia marcó la juventud del actual duque de Edimburgo.