A lo largo de su vida como esposa del cónsul y luego como emperatriz, Josefina derrochó dinero (propio y ajeno) en cosas que no necesitaba, se endeudó con medio mundo, pidió prestado con garantías endebles (y a veces inexistentes) y hasta el último día vivió de recursos extremos.