La emperatriz, que había sido vacunada contra la viruela dos años antes, sabía sin duda lo peligrosas que eran las enfermedades infecciosas.