El príncipe, de 46 años, fue designado como nuevo rey en el testamento de su madre, la reina Shiyiwe Mantfombi Dlamini, fallecida la semana pasada.