La princesa Madeleine, de 39 años, regresó a Suecia con sus tres hijos, Leonore, Nicolás y Adrienne para pasar las vacaciones de verano con la familia real.