¿Simuló Alejandro I su propia muerte para dedicarse a la vida monacal en Siberia?

Se cree que, después de su supuesto fallecimiento, el zar ruso pasó décadas viviendo como un monje cerca de Tomsk.