Historias

La desconocida Luisa de Lorraine-Vaudémont, última reina de la maldita dinastía Valois

“Apenas parecía sensible al resplandor de su felicidad. Enrique se sorprendió por esta prodigiosa indiferencia” (Escrito por el historiador contemporáneo Fontanieu)

“Apenas parecía sensible al resplandor de su felicidad. Enrique se sorprendió por esta prodigiosa indiferencia” (Escrito por el historiador contemporáneo Fontanieu)

La reina viuda Catalina de Médicis estaba haciendo todo lo que estaba a su alcance para encontrar una novia para su hijo Enrique. Se consideraron a Doña Juana, hermana del rey Felipe II de España, a la hija de Felipe II y sobrina de Enrique, Doña Isabel Clara Eugenia de España, a las cuñadas viudas de Enrique, María de Escocia e Isabel de Austria, la reina Isabel Tudor de Inglaterra o incluso una princesa sueca o danesa. Ninguna de estas posibilidades funcionó. Entonces Enrique hizo lo impensable. Eligió a su propia novia, la hija de una casa menor de la nobleza francesa.

Debido a que Enrique era el tercer hijo del rey Enrique II, había pocas posibilidades de que se sentara en el trono de Francia. En 1573, el reino polaco estaba buscando un gobernante y eligió a Enrique como su rey. En otoño, Enrique viajó a Cracovia y en el camino se detuvo en la corte del duque Carlos III de Lorena, que estaba casado con su hermana, la princesa Claudia. Claudia acababa de dar a luz a un hijo y estaban celebrando su bautizo. Debido a que Claudia estaba indispuesta, los eventos fueron organizados por Catalina, condesa de Vaudémont.

Luisa, la hijastra de la condesa de Vaudémont, era parte de su séquito y llamó la atención de Enrique. Tenía diecinueve años, era rubia y hermosa. Enrique pidió que le presentaran a Luisa y le dieran un baile. El duque de Lorena presentó a su sobrina y Enrique se enteró de que era la hija del conde de Vaudémont de su primera esposa. Enrique rara vez se apartaba del lado de Luisa durante su estancia en Nancy. Estaba encantado por su humildad y modales amables. Luisa se parecía notablemente a María de Clèves, la esposa del enemigo de Enrique, el príncipe de Condé. Enrique estaba obsesionado con Marie y quería casarse con ella a pesar de que ella ya estaba casada y la relación era idealizada y platónica.

Hija de una buena familia

Luisa nació el 30 de abril de 1553 en el castillo de Nomeny. Era hija de Nicolás, duque de Mercoeur y conde de Vaudémont, una rama más joven de la Casa de Lorena y primos de la Casa de Guisa. Su madre era Marguerite d’Egmont, hermana del conde de Egmont, gobernante de los Países Bajos que había sido ejecutado en 1568 por orden del rey Felipe II de España. La madre de Luisa murió un año después de su nacimiento y su padre se casó con Juana de Saboya, hermana del duque de Nemours. Jeanne era una madrastra cariñosa y cariñosa y se aseguró de que Luisa recibiera una sólida educación clásica. Presentó a Luisa a la corte de Nancy a la edad de diez años.

Juana de Saboya murió cuando Luisa tenía quince años y su padre se casó por tercera vez con Catalina, la segunda hija del duque de Aumale, hijo de Claudio, primer duque de Guisa y de Luisa de Brezé, hija de Diane de Poitiers y su marido el conde de Maulevrier, gran senescal de Normandía. Estas diversas esposas produjeron muchos medios hermanos y hermanas para Luisa.

Catalina era solo tres años mayor que Luisa y mostró favoritismo hacia sus propios hijos a expensas de Luisa y sus hermanos de Juana de Saboya. El padre de Luisa no hizo nada para mitigar el maltrato y la negligencia a manos de su madrastra. No se le permitió participar en las desviaciones de la corte de su padre. Catalina le dio a sus propias hijas ciertos lujos y privilegios que le correspondían a Luisa. A Luisa le dieron una habitación en una parte distante del palacio donde vivía aislada. Su principal compañera fue Mademoiselle de Changy y recibió la visita de uno de sus hermanastros, el hijo de Jeanne de Savoy. Estas circunstancias hicieron a Luisa tranquila y seria, de temperamento suave, sensible y piadosa.

Una serie de eventos desafortunados

Después de conocer a Enrique en 1573, Luisa continuó con su vida aislada, viajando en misiones de beneficencia, rezando, leyendo, haciendo peregrinaciones al santuario de San Nicolás, bordando y estudiando. Tenía muchos pretendientes, incluido el conde de Thoré, hermano del mariscal de Montmorency. Ella formó un vínculo con el príncipe Paul de Salms, pero su familia se opuso a esta alianza porque querían que se casara con François de Luxembourg, el conde de Brienne.

El hermano de Enrique, el rey Carlos IX, murió en mayo de 1574 y Enrique regresó inmediatamente desde Polonia hasta Francia para reclamar el trono con el nombre de Enrique III.

El 30 de octubre de 1574, el objeto de la obsesión de Enrique, María de Clèves murió de una infección pulmonar. Enrique estaba desconsolado, pero su madre le aseguró que le buscaría una esposa y comenzó las negociaciones para casarlo con la princesa sueca Elisabeth Vasa, pero Enrique tenía otras ideas: había decidido en secreto casarse con Luisa de Vaudémont, la princesa de Lorena que se parecía a María de Clèves. Pero por ahora se mantuvo callado sobre su decisión.

En enero de 1575, Enrique informó a su madre de su plan. Catalina estaba decepcionada con la elección de Enrique, ya que Luisa no era una princesa y no aportaría una gran dote al arreglo. Pero se dio cuenta de que no podía cambiar de opinión a Enrique. Una vez que Enrique dio a conocer su decisión, se envió un mensaje a través de una misiva privada al duque de Lorena.

Horas más tarde, Philippe Hurault de Cheverny y Michel Du Guast, marqués de Montgauger llegaron a Nancy ante el asombro del duque, su esposa y los padres de Luisa. La intención de Du Guast era intercambiar anillos de compromiso con Luisa en nombre del rey y entregar cartas de Enrique y Catalina de Médicis a Luisa y sus padres y habló con el duque de Lorena y el padre de Luisa la mayor parte de la noche.

Reina de la noche a la mañana

Al día siguiente, Luisa se había quedado dormida y la tomó por sorpresa cuando su madrastra entró en su habitación para despertarla y le hizo tres reverencias. Luisa pensó que era una broma y que estaba en problemas por quedarse en la cama demasiado tiempo. Cuando su padre entró en la habitación y se inclinó ante ella dos veces, se dio cuenta de que todo iba en serio.

Luisa se reunió con Du Guast y aceptó la propuesta del rey. Tres días después, Luisa, sus padres y el duque de Lorena partieron hacia Reims, donde Enrique sería coronado. Cheverny fue enviado a encontrarse con ella en Sommières y le entregó una carta de Enrique, un retrato del rey y un cofre con joyas. Luisa parecía apenas reconocer su posición mejorada. Enrique observaría esto y se sorprendió por su indiferencia.

Enrique pidió prestados 100.000 écus para los gastos venideros y viajó al norte desde Aviñón con su madre y la corte, rumbo a Reims para su coronación y matrimonio. Enrique fue coronado en Reims el 13 de febrero de 1575. Al día siguiente de la coronación, el cardenal de Guise prometió a Luisa y Enrique. Se finalizó el contrato de matrimonio y Luisa recibió una amplia dote. Se celebró un majestuoso banquete y la boda se celebraría al día siguiente.

Enrique III trató a su reina como a una muñeca

El rey se propuso reinventar a Luisa a su propia imagen idealizada. Enrique diseñó el vestido de novia de Luisa y otros atuendos para la boda. Acomodó las joyas en su tocado. Luisa pareció disfrutar de la atención que le dio. Ella fue muy paciente y dulce mientras Enrique III se preocupaba por ella. Mientras cosía una de las preciosas gemas de su vestido de novia, logró pincharle la piel con la aguja. Luisa ni siquiera lanzó un grito por la herida.

Insistió en peinar él mismo el cabello de Luisa y colocarle la diadema en la cabeza. Después de tomarse un laborioso tiempo para peinarse bien, era demasiado tarde para que la ceremonia se llevara a cabo según lo planeado por la mañana y la boda se llevó a cabo por la noche con la ceremonia oficiada por el Cardenal de Borbón. Se casaron bajo un dosel de tela de oro en el portal de Notre Dame de Rheims. A esto siguió un banquete, un ballet y un baile. El rey y la reina bailaron un minueto y luego un Gaillarde ante la gran admiración de los espectadores.

Es muy raro tener una descripción completa y detallada de una mujer medieval o renacentista. El embajador veneciano Jean Michel describió con precisión a Luisa diciendo:

“La reina es una joven princesa de diecinueve o veinte años. Ella es muy guapa; su figura es elegante y de talla mediana más que pequeña, pues su majestad no necesita usar zapatos de tacón para aumentar su altura. Su figura es delgada, su perfil hermoso y sus facciones majestuosas, agradables y vivas. Sus ojos, aunque muy pálidos, están llenos de vivacidad; su tez es clara y el color de su cabello amarillo pálido, lo que le da un gran contenido al rey, porque ese tono es raro en este país, donde la mayoría de las damas tienen el cabello negro.

“La reina no usa cosméticos, ni ningún otro artificio del toilette. En cuanto a sus virtudes morales, es dulce y afable. Se dice que es liberal y benevolente en la medida de sus posibilidades. Tiene algo de ingenio y comprensión, y su comprensión está lista. Su piedad es tan ferviente como la de su marido, y esto lo está diciendo todo. Parece devota del rey y le muestra una gran reverencia; en fin, es imposible presenciar una unión más completa que la que ahora existe entre sus majestades”.

De la adoración al hartazgo

Regresaron a la capital y durante varias semanas la reina y el rey visitaron las iglesias de París y ofrecieron limosnas. Luisa y Enrique hacían estas visitas con frecuencia y las monjas disfrutaban de la compañía de Luisa. Inmediatamente hubo un conflicto en el matrimonio. Enrique insistió en que todas las damas de compañía que habían venido con Luisa fueran despedidas y pidió que solo él nombrara a todos los reemplazos. Los padres de Luisa también se fueron.

La reina no tenía los poderes persuasivos necesarios para controlar el comportamiento de su marido o ejercer el poder político. La corte parecía frívola y disipada. Estaba asombrada de Enrique y temía el comportamiento de sus mignons (favoritos). No tenía la energía ni la experiencia para dirigir un círculo en la corte y estaba inquieta en presencia de su dueña de las túnicas, la duquesa de Nevers. Fue eclipsada por su suegra Catalina de Médicis, quien se negó a retirarse o ceder a Luisa su puesto de primera dama de Francia.

Catalina de Médicis hizo todo lo que pudo para mantener separados a Enrique y Luisa para minimizar la influencia de la nueva reina. En consecuencia, la posición de Luisa en la corte era marginal. Luisa pudo haber sufrido un aborto espontáneo en la primavera de 1576, posiblemente arruinando sus posibilidades de volver a quedar embarazada. Aun así, Enrique III y Luisa continuaron esperando tener un hijo. En noviembre de 1576, Luisa y Enrique establecieron oratorios en todas las iglesias de París y peregrinaron a todas ellas, dando limosna con la esperanza de que ella quedara embarazada. Parecía que no podía engendrar un heredero Valois y adelgazó y sufrió episodios de melancolía. Pero los cronistas de la corte dicen que Luisa toleró su posición incómoda, humillante y anónima con tolerancia y gracia.

Enrique compró el castillo de Olinville, en el barrio de Chartres, para Luisa. Viajó con el rey a Rouen y asistió a la inauguración de los Estados Generales en Blois en diciembre de 1576. Entretuvieron a los miembros de los Estados con bailes, inclinaciones en el ring, justas, banquetes, juegos de azar y mascaradas. Estas festividades se vieron interrumpidas tras la muerte del padre de Luisa el 28 de enero de 1577. Después de firmar un tratado de paz que puso fin a las luchas religiosas en febrero de 1577, Enrique y Luisa partieron en una expedición a Blois.

Era bien sabido en la corte que Luisa III y Enrique rara vez pasaban tiempo juntos. Apareció con el rey en ocasiones importantes. Pero Enrique parecía cansado de la compañía de Luisa y prefería la camaradería de sus mignons y damas de compañía. Sin embargo, nunca nombró a otra mujer maîtresse-en-titre. Luisa buscó la compañía de sus mujeres, oró, visitó hospitales, cuidó a los enfermos, realizó actos de caridad y patrocinó fundaciones caritativas. La gente de París llegó a apreciarla por su naturaleza dulce, belleza y piedad.

¡Revolución!

El 24 de septiembre de 1581 se organizó una fiesta espectacular en la Salle Bourbon de París. La ocasión fue el matrimonio del duque de Joyeuse con la media hermana de Luisa, Margarita. El más famoso de los diecisiete entretenimientos fue el Ballet cómico de la reine, que fue presentado por la reina Luisa. Había empleado a su propio equipo de poetas y músicos para crear el ballet. Al final del espectáculo, Catalina de Médicis obligó a Luisa a darle a Enrique una medalla de oro que representaba a un delfín nadando en el mar. Era una expresión de su esperanza de que el rey y la reina tuvieran un heredero varón para heredar el trono.

En la primavera de 1588, hubo tensión en la capital. Enrique no tenía heredero varón y el siguiente en la fila era Enrique de Navarra, que era abiertamente protestante. La Liga Católica, dirigida por la familia Guise, no quería ver a un protestante en el trono. El duque de Guisa había desafiado una prohibición real de la ciudad de París. En respuesta, Enrique trajo tropas francesas y suizas. Los parisinos estaban indignados con las tropas extranjeras en la ciudad y levantaron barricadas y contraatacaron, matando a algunas de las tropas del rey. Luisa se puso del lado de Enrique en los conflictos en abierto desafío a su propia familia.

Las hostilidades aumentaron y el rey huyó a Chartres. A la reina Luisa y a Catalina de Médicis no se les permitió abandonar el Hôtel de la Reine. Se reforzó la seguridad alrededor de las dos reinas y se instaló un nuevo gobierno encabezado por los Leaguers. Catalina trató de mediar entre la Liga y el rey y, aunque Enrique fue terco, finalmente capituló. Se celebró un Te Deum en la catedral de Notre-Dame al que asistieron las dos reinas. Fueron liberados de su cautiverio y viajaron a Mantes para encontrarse con Enrique el 23 de julio. Catalina quería que Enrique regresara a París, pero él se fue a Chartres llevándose a Luisa con él.

Asesinato en el palacio

Catalina de Médicis murió en enero de 1589 y Luisa asistió al funeral. Puede haber esperado ocupar el lugar que le corresponde en la corte, pero no fue así. En el verano de 1589, estallaron las guerras de religión. La autoridad del rey Enrique III se vio gravemente desestabilizada por una letanía de partidos políticos financiados por potencias extranjeras. La Liga Católica fue apoyada por el rey Felipe II de España, los protestantes franceses hugonotes fueron apoyados por los holandeses y la reina Isabel I de Inglaterra y los descontentos que fueron dirigidos por el hermano menor de Enrique, el duque de Alençon.

Los descontentos estaban formados por aristócratas católicos y protestantes que se oponían conjuntamente a las ambiciones absolutistas del rey. El propio Enrique adoptó la posición de que una monarquía fuerte y religiosamente tolerante salvaría a Francia del colapso. Enrique II se fue de campaña y se despidió de Luisa en el castillo de Chinon, donde Luisa permanecería a salvo. Luisa estaba deprimida por su separación de su marido.

El 1 de agosto, Enrique se estaba quedando con su ejército en Saint-Cloud, preparándose para atacar París. Permitió que un fraile dominico fanático, Jacques Clément, entrara en su presencia. Clément había traído papeles falsos y mientras Enrique los leía, apuñaló a Enrique en el abdomen. La herida no pareció ser fatal al principio y Enrique pudo dictarle una carta a Luisa explicando lo que había sucedido . Sin embargo, la herida le había perforado los intestinos y murió el 2 de agosto.

Luisa recibió la noticia de la muerte de Enrique III y dejó Chinon hacia el castillo de Chenonceau. Lamentó la muerte de Enrique y juró vengarla. Rompió todas las relaciones con su familia de Lorena y fue una defensora del nuevo rey Enrique IV. Pasó su viudez en Chenonceau en condiciones de austeridad. Sus apartamentos constaban de dos aposentos junto a la capilla que estaba tapizada con tela negra. Los techos y los revestimientos estaban pintados de negro y grabados con cornucopias y lágrimas plateadas.

Escribió muchos llamamientos al rey Enrique IV pidiendo justicia con respecto a los asesinos de su marido. En 1593 viajó a Mantes para buscar audiencia con el rey. Enrique IV la recibió en público en la iglesia de Notre Dame. Luisa se puso de pie y le imploró que vengara el asesinato de su marido y pidió que sus restos fueran llevados al mausoleo real. Enrique la crió y prometió cumplir con sus peticiones tan pronto como pudiera.

Luisa regresó a Chenonceau y pasó los siguientes siete años recluida, dando alojamiento a muchas monjas capuchinas. En su testamento dejó veinte mil coronas en un fideicomiso a su cuñada la duquesa de Mercoeur para que construyera y dotara de un convento para los capuchinos de Bourges. Sin embargo, la duquesa, siguiendo el consejo del rey, compró un sitio en la Rue St. Honoré en París. El 18 de junio de 1606, los capuchinos tomaron posesión de su nueva casa y fue el primer convento de su orden en Francia.

En 1600, Luisa se mudó de Chenonceau al castillo de Moulins. Su salud se deterioró y murió de hidropesía el 29 de enero de 1601 a la edad de cuarenta y siete años. Fue enterrada ante el altar mayor de la capilla de las monjas capuchinas. En 1688, los restos fueron trasladados a la capilla de los Capuchinos en la Rue Neuve des Petits Champs. Sus restos hicieron varios movimientos más antes de ser depositados en una bóveda en St. Denis en 1817.

Prohibido estrictamente copiar completa o parcialmente los contenidos de MONARQUIAS.COM sin haber obtenido previamente permiso por escrito y sin incluir el link al texto original. Puede encontrarnos en Facebook o Instagram.