El gran duque Jorge Mihailovich recibió el “permiso” de su madre, María Vladimirovna, considerada la jefa de la dinastía rusa por gran parte de los monárquicos.