La reina Isabel II plantó un rosal en el Castillo de Windsor en recuerdo de su marido, el duque de Edimburgo, quien hubiera cumplido 100 años este 10 de junio.