El “no” rotundo de Isabel II a los duques de Sussex: lo que no se vio del jubileo

El “no” rotundo de Isabel II a los duques de Sussex: lo que no se vio del jubileo

La reina Isabel II de Inglaterra tuvo una respuesta simple de dos palabras a la solicitud de Meghan Markle y el príncipe Harry de fotografiar su primer encuentro con su hija, Lilibet.

Los duques de Sussex llevaron a Lilibet a conocer a su bisabuela mientras visitaban el Reino Unido para las celebraciones por los 70 años de reinado, el Jubileo de Platino.

Según los informes del periódico The Express, Harry y Meghan habían pedido que un fotógrafo privado estuviera presente en el encuentro entre la reina y su bisnieta.

Sin embargo la reina les dijo que no, no hay posibilidad” (“no chance”, en inglés) cuando se le preguntó su opinión sobre el asunto, debido a los temores de que las imágenes fueran vendidas.

Una fuente le dijo a The Sun: “Harry y Meghan querían que su fotógrafo capturara el momento en que Lilibet conoció a la reina. Pero les dijeron que no había chance. Era una reunión familiar privada”.

Los duques de Sussex estuvieron notablemente ausentes del centro de atención durante las celebraciones del Jubileo de Platino, lo que significa que asistieron sin cámaras de Netflix, con la cual habrían firmado un contrato para un programa sobre su viaje a Londres.

El hecho de que el príncipe Harry y Meghan no consiguieran fotografías junto a los miembros de la realezaconsternó” a los ejecutivos del servicio de streaming, afirmó la biógrafa real Angela Levin.

Levin, le dijo al canal GB News que había escuchado que la empresa estaba “desesperad” porque la pareja obtuviera imágenes con miembros de la realeza como la reina y el príncipe Guillermo como parte de la serie que están filmando.

“Harry y Meghan querían ver a la Reina lo antes posible, así que ella los vio el primer día”, dijo Levin. “Ella entró, y luego le preguntaron si trajeron a su propio fotógrafo y le preguntaron si podía tomar una foto de las dos Lilibets y ella dijo ‘no, absolutamente no es posible’”.

“Porque lo habrían vendido. Sería muy valioso, muy valioso para ellos. En realidad, el palacio era tan inteligente y astuto que nunca tuvieron la oportunidad de ser fotografiados con ninguno de los miembros de la realeza”.

Escuché que Netflix quería estas fotos de ellos con la realeza, pero estaban sentados en el lado derecho y el resto, Camilla, Carlos, Catalina y Guillermo, en el otro lado”, agregó Levin, autora de una biografía del príncipe Harry.

La autora dijo que cree que después de no poder obtener las imágenes que querían, “probablemente simplemente se enfurecieron”. “Creo que sintieron que todos dejarían todo. Incluso en este día increíble porque estaban allí, regresaron”.

Pienso que en realidad actuaron como adolescentes petulantes. Si no conseguían lo que querían, se iban y se iban temprano”, afirmó.

Desde que se fueron, las relaciones en los «Sussex» y «la Firma», apodo peyorativo de la familia real, empeoraron aún más cuando la pareja se confió a Oprah Winfrey, en la televisión estadounidense.

Meghan Markle afirmó no haber recibido ningún apoyo psicológico pese a sus ideas suicidas. La exactriz norteamericana, mestiza, acusó a un miembro de la familia (pero no la reina) de haberse interrogado sobre el color de piel que tendría su hijo Archie, ahora de tres años.

En Reino Unido, la pareja es muy impopular (63% de opiniones desfavorables, según el instituto YouGov) y también lo es para los tabloides, que no dejan pasar la oportunidad de criticarla.

Su partida ha dejado el sentimiento de que han dado la espalda no solamente al país, sino a la reina, a la institución”, opinó recientemente Omid Scobie, autor de un libro sobre la pareja.

MONARQUIAS.COM