Rey sí, presidente no: parlamento de Noruega dio un abrumador voto en contra de abolir la monarquía


Una propuesta para abolir la monarquía en Noruega, impulsada por una ministra del gobierno, fue sometida a votación en el Parlamento y alcanzó la semana pasada un total de 35 votos de parlamentarios a favor y 135 en contra.

Varias encuestas de opinión mostraron consistentemente que hay una abrumadora mayoría en la población para mantener la monarquía, y muchos sondeos indican que hasta 8 de cada 10 personas apoyan a la familia real noruega y no quieren cambios.

Sin embargo, 35 políticos de Storting (parlamento) votaron para eliminar la casa real, un voto menos del que la misma propuesta obtuvo la última vez que se presentó en el parlamento.

La propuesta provino del Partido Liberal, el Partido Popular Socialista y el Partido Rojo, mientras que el Partido Laborista, el Partido Conservador, el Partido del Centro y el Partido del Progreso se opusieron.

La ministra de Cultura e Igualdad de Género, Torstein Tvedt Solberg, una de las principales impulsoras de convertir a Noruega en una república enfatizó sin embargo que «ama» a la familia real.

Amo a la familia real noruega y creo que es genial encontrarme con el rey y al príncipe heredero todos los viernes. Sin embargo, en principio soy republicana y creo que el poder no se debe heredar”, dijo al diario Nettavisen.

“Aún así, tenemos mucha suerte en este país, con una distribución del poder que no es cuestionada por el jefe de Estado, y una familia real muy linda que nos reúne y en la que todos somos felices”, explicó la ministra.

El político conservador Peter Frølich es del calibre más conservador y pronunció un feroz discurso en defensa de la monarquía durante el debate del pasado miércoles.

Que la monarquía no sea democrática es una tontería. El rey fue elegido en 1905 y los votantes pueden abolirlo a través del Storting”, dijo Frølich.

“El rey es más que un símbolo. Pregúntale a los que sobrevivieron a la invasión de 1940. El rey protegió nuestra constitución. Es mucho más que un simple simbolismo”, defendió.

MONARQUIAS.COM