REVELACIÓN: Informe desclasificado afirma que el príncipe saudita “aprobó capturar o matar” al periodista Jamal Khashoggi


Es “altamente improbable” que los ejecutores “llevaran a cabo una operación de esta naturaleza sin la autorización del príncipe”, dice un informe de Inteligencia publicado por la Casa Blanca.

Estados Unidos desclasificó un informe de Estado en el que asegura que el príncipe heredero saudita, Mohammed bin Salman, aprobó la operación en Estambul para “la captura o el asesinato del periodista Jamal Khashoggi”.

En el informe se afirma que Mohammed bin Salman Al Saud, de 35 años e hijo del rey Salman, tiene el control de las organizaciones de Seguridad e Inteligencia por lo que “es altamente improbable que los agentes saudíes llevaran a cabo una operación de esta naturaleza sin la autorización del príncipe”.

“El príncipe heredero ve a Khashoggi como una amenaza para el reino y en términos generales apoyó el uso de medidas violentas para silenciarlo”, indicó el reporte. 

El informe publicado por la Casa Blanca este 26 de febrero se basa en inteligencia clasificada de la CIA y otras agencias de inteligencia después del asesinato de Khashoggi en octubre de 2018 dentro del consulado saudí en Estambul. Constata que siete guardias reales del príncipe, que “solo responden ante él”, participaron en el asesinato del periodista en octubre de 2018.

El príncipe veía a Khashoggi como una amenaza para el reino y apoyó ampliamente medidas violentas para silenciarlo si era necesario”, dice el texto. Se agrega que del crimen participó uno de los asesores más cercanos del príncipe y que este se ha mostrado dispuesto a “usar medidas violentas para silenciar a los disidentes en el extranjero”.

El príncipe heredero Mohammed bin Salman (35), hijo del rey Salman, gobierna de facto el país.

Lea además: Ex funcionario saudita hizo graves acusaciones sobre el príncipe heredero Mohammed

El príncipe Mohammed bin Salman, heredero del trono desde 2017 y hombre fuerte del gobierno saudita, ha estado negando cualquier participación en el crimen, pero aceptó su responsabilidad simbólica como gobernante de facto del país. Altos funcionarios de su país dijeron que el asesinato fue perpetrado por agentes corruptos que fueron procesados y condenados.

Una hora después de la publicación del informe, los medios estadounidenses informaron que el secretario de Estado de Joe Biden, Antony Blinken publicó un comunicado en el que confirma sanciones a 76 saudíes involucrados con “amenazas a disidentes en el extranjero”, más allá del caso Khashoggi.

El príncipe, heredero del rey Salmán y gobernante de facto del reino, “aprobó una operación en Estambul, Turquía, para capturar o matar al periodista saudí Jamal Khashoggi”, según el informe.

Estos serán identificados y se les denegarán visados para ir a Estados Unidos tanto a ellos como a su familia cercana en una nueva doctrina que se conocerá oficialmente a partir de ahora como la “Prohibición Khashoggi”.

“Como medida de seguridad para todos dentro de nuestras fronteras, los autores que atacan a disidentes identificados para un gobierno extranjero no deberían tener permitido llegar a suelo estadounidense”, dijo Blinken.

Lea además: A las puertas del trono, el príncipe Mohammed consolida su dominio sobre la sucesión saudita

Blinken aseguró en el segundo aniversario del asesinato de Jashogi, que residía en Estados Unidos, “no sería en vano” que se “debe a su memoria luchar por un mundo más justo”. “Las personas deberían poder ejercer sus Derechos Humanos y libertades fundamentales sin miedo al castigo, represión o daño del Gobierno. Khashoggi pagó con su vida expresar sus creencias”, dijo.

Lea además: Documentos “top secret” señalan al príncipe saudita como instigador del crimen de Khashoggi

EL CRIMEN DE KHASHOGGI. Khashoggi, era un periodista crítico con el reino que se afincó en Estados Unidos tras caer en desgracia con el príncipe heredero. Viajó el 2 de octubre de 2018 a gestionar unos documentos al consulado saudita en Estambul y nunca salió vivo, ya que fue asesinado y descuartizado por quince agentes saudíes tras sus críticas a la monarquía. Para llevar a cabo la operación, los agentes llegaron a Estambul bajo el mando de Saud al-Qathani, un asesor cercano del príncipe Mohammed, que incluso dijo en público a mediados de 2018 que él no realizaba acciones sin la aprobación del príncipe heredero.