DOCUMENTO. Es “altamente improbable” que los ejecutores “llevaran a cabo una operación de esta naturaleza sin la autorización del príncipe”, dice un informe de Inteligencia publicado por la Casa Blanca.