Noticias

Documentos “top secret” señalan al príncipe saudita como instigador del crimen de Khashoggi

Documentos judiciales a los que tuvo acceso CNN detallan que dos aviones usados por los sicarios eran de una empresa que había sido expropiada por el heredero del trono saudita.

Los dos aviones privados utilizados por el escuadrón de sicarios sauditas que mató al periodista Jamal Khashoggi eran propiedad de una empresa que, menos de un año antes, había sido confiscada por el príncipe heredero Mohammed bin Salman, según documentos judiciales revelados por el gobierno de Estados Unidos.

Según CNN, los documentos, presentados como parte de una demanda civil canadiense a principios de este año, están etiquetados como “top secret” y firmados por un ministro saudita que transmitió las órdenes del príncipe heredero, el joven gobernante de facto de Arabia Saudita e hijo de rey Salman.

“De acuerdo con las instrucciones de Su Alteza el Príncipe Heredero”, escribió el ministro, “apruebe inmediatamente la finalización de los procedimientos necesarios para ello”.

La presentación establece cómo se ordenó la transferencia de la propiedad de Sky Prime Aviation al fondo soberano de US$ 400.000 millones del país a fines de 2017. Los aviones de la compañía se utilizaron más tarde en el asesinato de Khashoggi en octubre de 2018.

El fondo soberano de riqueza del Reino, conocido como Fondo de Inversión Pública, está controlado por la corona saudí y está presidido por el príncipe heredero, informó la CNN.

“La evidencia de que la propiedad de la flota de aviones privados se había trasladado al Fondo de Inversión Pública de Arabia Saudita no se había informado previamente y proporciona otro vínculo entre la muerte de Khashoggi y Mohammed”, dice el informe.

Faisal Gill, abogado de la ex prometida de Khashoggi y una organización que presentó una demanda federal contra el príncipe y dos docenas de coacusados, dijo a CNN que su cliente estaba “gratamente sorprendido” de que haya salido a la luz la evidencia del control de Mohammed sobre Sky Prime Aviation.

“Cualquier evidencia que básicamente vincule a MBS y otros, especialmente en una línea directa, lo que creemos que hace, es extremadamente importante”, dijo el abogado.

“MBS quería utilizar una empresa que él controla, en un fondo que controla absolutamente con la esperanza de que no salga”, agregó Gill. “Para mí, eso no es sólo una línea directa para que él mate a Jamal, sino también una línea directa de él tratando de encubrirlo usando una compañía de aviación de la que él tiene el control total”.

Jamal Khashoggi, columnista del diario ‘The Washington Post‘, acudió el 2 de octubre de 2018 a la consulado saudí en Estambul a recoger unos papeles para poder casarse con su prometida, Hatice Cengiz.

Sin embargo nunca más se supo de él, sus restos no han sido encontrados y los servicios de inteligencia turcos y occidentales apuntan a que la orden de matarlo solo podría provenir de las más altas esferas del reino saudí.

Si bien en un primer momento el reino saudita negó saber del paradero de Khashoggi, finalmente admitió que fue asesinado y desmembrado dentro del consulado, crimen por el cual ocho personas fueron condenadas, pero siempre negando una supuesta implicación de la familia real.