“Habría cometido un delito grave si no lo hubiera celebrado ese día”, dijo Justin Welby, desmintiendo las afirmaciones de la duquesa de Sussex sobre una boda privada y secreta.