El calamitoso final de Cecilia de Grecia, la hermana del duque de Edimburgo

La princesa Cecilia, una de las cuatro hermanas del príncipe Felipe de Inglaterra.

En 1937, una tragedia de aviación sembró dolor sobre el antiguo ducado alemán de Hesse-Darmstadt con la muerte de toda la familia real. La tragedia marcó la juventud del actual duque de Edimburgo.

El 16 de noviembre de 1937, a consecuencia de una intensa niebla ocurrió una espantosa catástrofe de aviación que causó gran emoción en la realeza europea. Un avión comercial, que habla salido de Frankfur por la tarde, y que no había podido aterrizar en Bruselas debido a las malas condiciones atmosféricas reinantes, intentó aterrizar en el aeropuerto de Steene, cerca de Ostende, pero chocó contra la chimenea de una fábrica, y una de las alas se desprendió.

La princesa Cecilia, una de las cuatro hermanas del príncipe Felipe de Inglaterra, se hallaba en ese avión. De 26 años y reconocida como la más hermosa de las cuatro hermanas, era la hija más joven del príncipe Andrés de Grecia y de la princesa germano-británica Alicia de Battenberg. Entre los restos del avión se halló el cadáver de un bebé recién nacido, por lo que se cree que la princesa entró en labor de parto hijo durante el vuelo, lo que podría explicar por qué el piloto intentó realizar un aterrizaje de emergencia y no programado.


Cecilia de Grecia, diez años mayor que su hermano Felipe, murió a los 26 años.
Cecilia de Grecia (der.) junto a sus hermanas Margarita, Teodora y Sofía

El esposo de Cecilia provenía del linaje de los soberanos de Hesse-Darmstadt, que durante décadas había sorteado numerosas calamidades familiares. Su abuela, la princesa Alicia de Inglaterra, había muerto en una epidemia de difteria en 1878 junto a varios de sus hijos, uno de ellos víctima de la hemofilia. Una de sus tías, Alix de Hesse, se convirtió en zarina de Rusia y fue ejecutada junto a su familia en 1918 por los bolcheviques. En la matanza también pereció la gran duquesa Isabel, hermana de Alix y princesa de Hesse-Darmstadt por nacimiento.

Cecilia de Grecia, que era una niña de diez años cuando su familia fue expulsada dramáticamente de su país a causa de una revolución, se casó a los 20 años en Darmstadt con Georg-Donatus, con quien tuvo tres hijos: el príncipe Luis nació en 1931, el príncipe Alejandro en 1933 y la princesa Johanna, nacida en 1936, y quien sobrevivió gracias a que se quedó en el hogar familiar de Darmstadt. Sería adoptada por su tío, Luis, pero murió de meningitis dos años después.

Boda de Cecilia de Grecia con Georg Donatus de Hesse, gran duque hereditario.
Los grandes duques hereditarios con sus hijos Luis y Alejandro.

En octubre de 1937 murió el padre de Georg Donatus, el gran duque Ernst Ludwig, último soberano del desaparecido trono gran ducal de Hesse. Unas pocas semanas después, la familia organizó un viaje a Londres para participar de la boda del príncipe Luis de Hesse (1908-1968), hermano de Georg Donatus, con la hija del diplomático británico Margaret Geddes (1913- 1997). El 16 de noviembre, la princesa Cecilia dejó a su pequeña hija en casa y abordó con su familia el vuelo con destino a Inglaterra.

El avión se desplomó vertiginosamente al suelo, estrellándose, y el combustible hizo que de un momento al otro el aparato quedara envuelto en llamas. Todos sus ocupantes fallecieron carbonizados: la gran duquesa Leonore de Hesse (66 años), el gran duque heredero (31 años) y su esposa Cecilia y sus dos hijos Luis y Alejandro, el barón Joachim Riedesel Freiherr zu Eisenbach (27 años) y la señora Lina Hahn, dama de compañía de la gran duquesa. También falleció el piloto Alfred Martens, así como la tripulación de tres hombres del Junkers JU 52.


El joven príncipe Felipe de Grecia, de 16 años, participó del cortejo fúnebre.

Un funeral masivo tuvo lugar el 23 de noviembre de 1937 en Darmstadt.

El príncipe Luis, su prometida y otros invitados a la boda se enteraron de la muerte de todos sus familiares en el aeropuerto, pero la boda siguió adelante a muy pequeña escala un día después del accidente. Después remplazaron su luna de miel por un viaje a Alemana, para participar de los funerales. En Alemania, una gran parte de la población lamentó la popular familia del ex gran duque Ernesto Luis, quien había fallecido solo 38 días antes. Georg Donatus era un nativo de Darmstadt, por lo que era muy cercano a sus ciudadanos.

El 23 de noviembre de 1937, todos los muertos fueron enterrados en el cementerio Park Rosenhöhe de Darmstadt. Cecilia y Georg Donatus eran miembros del incipiente Partido Nazi, y las fotos de su multitudinario funeral en Darmstadt muestran al joven príncipe Felipe, por entonces de 16 años, caminando como parte del cortejo fúnebre y rodeado de personas que realizan el saludo nazi. El ataúd del barón Joachim Riedesel zu Eisenbach fue trasladado a Lauterbach en Alta Hesse y, también con gran dolor por parte de la población, fue enterrado en la cripta familiar en Sickendorf el 22 de noviembre.