El enigmático Schloss Berg, castillo de Luis II de Baviera, podrá ser visitado por primera vez

El enigmático Schloss Berg, castillo de Luis II de Baviera, podrá ser visitado por primera vez

El 1.200 aniversario del castillo alemán de Berg (Schloss Berg), que fue residencia de los duques y reyes de la dinastía Wittlesbach, podrá ser visitado por primera vez en su historia.

El duque Francisco de Baviera, jefe de la casa real, permitirá este año el ingreso a 50 visitantes con la condición de que sean vecinos del castillo y dejen sus teléfonos móviles, cámaras y bolsos en la entrada. Las visitas solo durarán 30 minutos por persona.

Berg, con fantásticas vista sobre el lago Starnberg -donde fue hallado muerto el “rey loco” Luis II en 1886- rodeado de un espectacular jardín, es todavía residencia de la dinastía Wittlesbach y el duque Francisco posee un apartamento allí.

El castillo es uno de los pocos lugares en el distrito que todo el mundo conoce pero nunca ha estado. Esta es la primera vez que el duque abre las puertas del castillo al público”, anunció el alcalde de Berger, Rupert Steigenberger.

“Contrariamente a los consejos, la familia real ha decidido hacer esto. Por supuesto, estamos increíblemente felices de que exista esta posibilidad”, agregó el alcalde, citado por el periódico alemán Merkur.

“Eso fue toda una sorpresa”, dijo Katja Sebald, historiadora del arte y curadora, quien hizo la propuesta al duque Francisco para abrir la residencia real al público con motivo del aniversario.

No somos los primeros en preguntar. Los productores de Hollywood querían rodar allí. Sin embargo, hasta ahora, todas las solicitudes han sido rechazadas”, dijo Steigenberger, quien recordó haber visto el castillo por adentro una vez, siendo bombero, durante una alarma de incendio.

Hans Georg Hörwarth hizo construir el palacio al estilo de una villa italiana en 1640. Entre 1849 y 1851 se llevaron a cabo las obras de reconstrucción encargadas por el rey Maximiliano II. El edificio recibió cuatro torres y almenas de estilo neogótico, que ya han sido demolidas.

El rey de los castillos de cuentos de hadas Luis II lo utilizó como residencia de verano. Cada año, el 11 de mayo, trasladaba su asiento a Berg y desde allí dirigía sus asuntos gubernamentales. Incluso se instaló una línea de telégrafo entre Berg y Munich para este propósito.

Después de su incapacidad en junio de 1886, quiso trasladar su residencia permanente al castillo de Berg. Solo un día después, él y su médico, el profesor von Gudden, no regresaron de una caminata. Oficialmente, ambos se ahogaron en el lago Starnberg.

Los cuerpos del rey y su médico fueron encontrados en la orilla del largo a la madrugada.

Durante la Segunda Guerra Mundial, partes del castillo sufrieron daños. Después de la restauración, el castillo sirvió como residencia principal de Alberto, duque de Baviera, hasta su muerte en 1996 y, desde entonces, como residencia de verano de su hijo Francisco.

MONARQUIAS.COM