Felipe de Bélgica lamentó las “heridas del pasado” en la excolonia del Congo

Felipe de Bélgica lamentó las “heridas del pasado” en la excolonia del Congo

El rey Felipe de Bélgica reafirmó este 8 de junio su más profundo arrepentimiento por la explotación, el racismo y los actos de violencia durante la colonización de la República Democrática del Congo por parte de su país, pero nuevamente no llegó a disculparse formalmente.

Se trata de la primera vez que la Casa Real belga visita la RDC desde el viaje que el rey Alberto II y la reina Paola hicieron en 2010 con motivo del cincuentenario de la independencia congoleña.

Felipe fue, hace dos años, el primer monarca belga en expresar su pesar por la colonización, y algunos congoleños esperaban que emitiera una disculpa formal durante la que es su primera visita al Congo desde que asumió el trono en 2013.

Aunque muchos belgas se comprometieron sinceramente, amando profundamente al Congo y su gente, el régimen colonial en sí se basó en la explotación y la dominación”, dijo el rey ante el parlamento en la capital, Kinshasa.

“Este régimen fue de relaciones desiguales, injustificables en sí mismo, marcado por el paternalismo, la discriminación y el racismo”, dijo.

Condujo a actos violentos y humillaciones. Con motivo de mi primer viaje al Congo, aquí mismo, frente al pueblo congoleño y a los que aún hoy sufren, deseo reafirmar mi más profundo pesar por aquellas heridas del pasado”.

Aunque el gobierno local y muchos políticos recibieron la visita real con entusiasmo, muchos se sintieron decepcionados por la ausencia de una disculpa por parte del séptimo rey de los belgas.

Según algunas estimaciones, los asesinatos, el hambre y las enfermedades causaron la muerte de hasta 10 millones de congoleños durante los primeros 23 años del gobierno de Bélgica, cuando el rey Leopoldo II (1865-1909) gobernó el Estado Libre del Congo como un feudo personal.

Bajo el mandato de ese monarca, se produjo una explotación masiva de los recursos naturales del Congo para la que se utilizó a la población autóctona en condiciones de esclavitud. Las aldeas que no cumplieron con las cuotas de recolección de caucho se vieron obligadas a proporcionar manos cortadas en su lugar.

El 30 de junio de 2020, el rey Felipe reconoció por primera vez la «violencia y crueldad» ejercidas en el Congo bajo el reinado de su antecesor Leopoldo II, en una carta enviada a Tshisekedi por el sexagésimo aniversario de la independencia del país africano.

La misiva, en la que el rey expresaba su «profundo pesar» pero no pedía disculpas, constituyó el primer reconocimiento oficial por parte de la monarquía belga de las atrocidades cometidas durante el reinado de Leopoldo II.

MONARQUIAS.COM