Quién es quién en la realeza: Ana María, última reina de Grecia, cumplió 75 años

Quién es quién en la realeza: Ana María, última reina de Grecia, cumplió 75 años

La última reina consorte de Grecia, Ana María de Dinamarca, cumplió 75 años este 30 de agosto y lo celebró en privado con parte de su familia en su residencia griega de Porto Heli. Con motivo de esta celebración, casa real danesa publicó en Instagram un nuevo retrato de la hermana menor de la reina Margarita II.

Nacida en Copenhague el 30 de agosto de 1946, la princesa Ana María es la tercera hija del entonces príncipe heredero y futuro rey danés Federico IX y su esposa Ingrid de Suecia. Junto a sus hermanas mayores, Margarita y Benedicta, pasó su infancia en tres casas familiares: el palacio de Amalienborg, el palacio de Graasten y el castillo de Fredensborg, y asistió a la escuela Zahle entre 1952 y 1963.

En 1961, Ana María pasó un año en un internado inglés en Suiza, el Chatelard School for Girls. En 1963, para mejorar su francés, la princesa asistió a una escuela de acabado suiza, ‘Le Mesnil’, hasta la primavera de 1964, época en la que empezó a cumplir labores oficiales como hija del rey danés.

La princesa Ana María conoció al príncipe Constantino de Grecia cuando era una niña en 1959, cuando el heredero del trono heleno visitó Copenhague en un viaje oficial a Suecia y Noruega acompañado por sus padres, el rey Pablo I y la reina Federica. Volvieron a encontrarse en 1961, cuando Constantino declaró su intención de casarse con la joven, por entonces de 15 años.

Los reyes daneses impusieron la necesidad de esperar para un compromiso, ya que consideraban que su hija era demasiado joven. En mayo de 1962, la hermana mayor de Constantino, la princesa Sofía, se casó con el príncipe español Juan Carlos de Borbón en una doble boda en Atenas en la Catedral Católica Romana y la Catedral Ortodoxa.

Más de 100 invitados reales llegaron a Atenas, y la princesa Ana María fue elegida como dama de honor. La reina Federica registró que, en la recepción, su hijo, el príncipe heredero Constantino, “bailaría solo con Ana María”. Un año más tarde, las celebraciones del centenario de la monarquía volvieron a unir a Constantino y Ana María, ambos descendientes del rey danés Christian IX.

En marzo de 1964, el rey Pablo I murió tras una breve enfermedad y Constantino II se convirtió en el rey griego, el último de su línea, lo que obligó a apresurar sus planes matrimoniales debido a la escasez de herederos. El 18 de septiembre de 1964 (seis meses después de su ascensión) se casó con su bella princesa danesa en lo que se describió en ese momento como la más radiante boda de la realeza ateniense”.

Justo antes de la boda, una crisis en Chipre llevó a Grecia al borde de la guerra con Turquía y se desarrollaron serios problemas políticos en Grecia, que ensombrecieron las celebraciones del nacimiento de la primera hija de la pareja, la princesa Alexia, en 1965.

La joven reina Ana María dedicó gran parte de su tiempo como reina de Grecia al “Fondo de Su Majestad” creado por su suegra Frederica, que ayudaba las personas de las zonas rurales de Grecia y apoyaba la producción de artesanías locales como el bordado y el tejido. También trabajó en estrecha colaboración con la Cruz Roja y varias organizaciones benéficas.

El 21 de abril de 1967, los problemas políticos en Atenas se intensificaron con el golpe del coronel, lo que supuso un amargo festejo por el nacimiento del príncipe heredero un mes más tarde. La reina Ana María dio a luz a su primer hijo varón, bautizado Pablo como su abuelo, en la finca familiar de Tatoi.

En diciembre de 1967, después de que fracasara su intento de restaurar la democracia, Constantino II y su familia abandonaron Grecia desde Kavalla hacia Roma. Acompañados por la reina madre Federica y la princesa Irene, terrizaron en un aeropuerto militar en Italia porque se estaban quedando sin combustible. Allí los esperaba el príncipe Juan Carlos, que prestó ropa suya a Constantino, porque la familia no tuvo mucho tiempo para empacar.

La reina Ana María y su familia se quedaron primero en la Embajada de Grecia en Roma durante dos meses y luego se alojaron en Villa Olgiata, en las afueras de la ciudad, donde vivía una tía del rey Consyantino. Más tarde, en 1968, se trasladaron al número 13 de Via di Porta Latina, donde vivieron hasta 1973. En 1969 Ana María fue madre por tercera vez, del príncipe Nicolás, nacido en la Clínica Villa Claudia, cerca de su casa en Roma.

En 1974, los exiliados reyes griegos se trasladaron a Inglaterra, después de una breve estancia con la reina Ingrid en Dinamarca, donde fueron bien recibidos por sus parientes de la familia real británica (el príncipe Felipe, esposo de la reina Isabel II, era tío de Constantino II). El ex rey fue depuesto oficialmente por el gobierno militar en junio de 1973 y el coronel Papadopoulos proclamó la República.

El primer hogar de la familia en el Reino Unido estuvo en Chobham -Surrey- y después se mudaron a una casa en Hampstead, en el norte de Londres, donde viven desde entonces. En Inglaterra nacieron los dos hijos menores de los ex reyes: la princesa Teodora nació 1983 y el príncipe Filipos en 1986.

Constantino II y Ana María no volverían a Grecia sino hasta 1981, durante unas horas, para el funeral de la reina Federica. La reina madre había muerto repentinamente en Madrid y su deseo de ser enterrada junto a su esposo en Tatoi fue aceptado por el gobierno griego a condición de que la familia real no pasara la noche en su país.

La familia volvió a visitar Grecia en una visita privada por mar en 1993. Dijeron: “Sin saber qué esperar. Dondequiera que íbamos, la gente salía a saludarnos. Fue extraordinario y muy conmovedor”, dijeron. Desde 2003, cuando finalizó formalmente el caso judicial relativo a la propiedad de la familia real, han visitado Grecia con frecuencia.

Monarquias.com