Conspiró contra su cuñado, el rey de Dinamarca, para conseguir que Hitler tomara el poder. Los daneses jamás se lo perdonaron.