Maha Vajiralongkorn es dueño de la espléndida Villa Starnberg, donde pasada la mayor parte de su tiempo lejos de sus responsabilidades.