Basma Al-Saud afirma que fue “arrojada a la cárcel” después de ser “secuestrada sin explicación” junto con una de sus hijas y que estado su salud es crítico.