Documentos de 240 años de antigüedad, conservados en el Castillo de Windsor, evidenciaron la profunda angustia de Mary Hamilton ante los avances y amenazas del rey cuando era príncipe heredero.