La masacre de rey, hombre reverenciado por sus súbditos, sellaría el destino de la dinastía Shah, pero personas que conocieron al monarca asesinado aseguran que, si estuviera vivo, la monarquía de Nepal no hubiera caído.