Las revelaciones hechas por los duques de Cambridge a la presentadora de TV Gayle King, vertidas en medios de EEUU, fueron calificadas como “un impactante abuso de confianza” por la casa real.