La joven gruñona y aburrida se ha convertido en una señora respetada unánimemente en Inglaterra por “hacer valer cada centavo” que los británicos gastan en la monarquía.