Cada año, en el Royal Maundy Service, la reina de Inglaterra entrega un obsequio simbólico, consistente en monedas, a ciudadanos jubilados que hayan contribuido a la vida comunitaria.