Los jardines del Castillo de Laeken se están convirtiendo en el centro de una controversia sobre los privilegios de la familia real en tiempos de necesidad.