El príncipe, de 51 años, tuvo prioridad por hallarse en entre los “grupos de pacientes que tienen un riesgo extra alto de enfermarse gravemente o morir a causa del Covid-19”, según el gobierno.