Isabel II pidió a su equipo y a su familia que trabajen “a un ritmo constante” para encontrar “soluciones viables” a la crisis.