La princesa rebelde del siglo XX dejó en su testamento la indicación de que sus restos fueran colocados en un sitio muy especial para ella.