Esta es la segunda vez que los miembros de la casa real no acuden a la citada catedral en 25 años, desde que se convirtió en una fiel tradición en 1995.