Solo la coronación del príncipe Carlos como rey de Gran Bretaña podría convertir a la más reciente incorporación de la Casa de Windsor en una princesa.