Se la entregó el Arzobispo en 1953 al momento de ser coronada, pero jamás volvió a ser utilizada por nadie. Se espera que ese honor corresponda algún día al príncipe Carlos.