Los franceses que habían peleado en la Revolución, años antes, quedaron perplejos: el líder de la revolución que le cortó la cabeza a los reyes se había convertido en rey.