Hábiles e influyentes, sumisas y despreciadas, las cuatro trataron de romper los paradigmas de su cultura para tocar el poder con sus manos.