La dinastía Shah fue expulsada del trono en 2008 pero, ante la corrupción gobernante, una parte de la población favorece su restauración. Varios partidos políticos los apoyan.