Encarcelada desde julio de 2020, podría ser condenada a cadena perpetua por trafico sexual de menores. El duque de York es instado a colaborar con los investigadores.