El duque de Edimburgo era el consorte más anciano y con la carrera más larga de la historia británica, que ha sido calificado por la reina como un “apoyo y guía constantes”. Tenía 99 años.