El príncipe Bertil, quien murió en 1997, es recordado por la familia real por su amor y su lealtad a la Corona. Su sobrino bisnieto, Julian, ha heredado su título.