Un documento médico revelado recientemente indica que el emperador sufrió “una crisis de naturaleza grave” en algún momento de los últimos años de su vida.