La princesa Shamsa, que ahora tiene 39 años, había intentado huir de su padre en agosto de 2000 cuando se encontraba en Inglaterra. Desde entonces, nada se sabe de ella.