La matanza del palacio Narayanhiti, el 1 de junio de 2001, conmocionó no solo a Nepal, sino al mundo: un regicidio, parricidio, matricidio, fratricidio, homicidios múltiples y un suicidio, todo en minutos.