Si bien “realmente disfrutaron ese tiempo juntos”, el final del encierro podría hacer que la pareja, de 73 años de matrimonio, vuelva a vivir separada.