Los tailandeses, preocupados por su paradero, no la habían visto ni escuchado sobre la esposa del rey Vajiralongkorn desde finales de diciembre.