Hospitalizado a los 99 años, el príncipe no mostró mucho interés en los preparativos de la casa real para su entierro. Simpleza y pompa naval caracterizarán su último adiós.