De acuerdo con el plan del gobierno, personas como el príncipe Carlos y Camilla, ambos mayores de 70 años, recibirán la vacuna sin privilegios por su posición.