Mujer profundamente religiosa, la princesa Alicia de Grecia, madre del fallecido duque de Edimburgo, fue reconocida formalmente por el Estado de Israel por su valentía al albergar a una madre judía y algunos de sus hijos en la II Guerra Mundial.