Guillermina de Prusia entró en contacto con centros de ópera italianos, diseñó el repertorio, contrató músicos, compró instrumentos musicales, creó una biblioteca con una gran colección de libros de texto de ópera y construyó la nueva Ópera Margravial.