En sus diarios, Sir Henry “Chips” Channon, amigo de la familia real, no ocultó sus sentimientos hacia la duquesa de York que contrastaban con lo que pensaba de Wallis simpson, una “mujer con encanto” que habría sido una “buena reina”.